ACUÍFUGO

Son las formaciones que no pueden almacenar agua, ni transmitirla, como ocurre por ejemplo a los granitos no fisurados.
Los acuíferos son las formaciones de mayor interés bajo el punto de vista de la circulación subterránea de las aguas y, desde luego, bajo la perspectiva del aprovechamiento humano. La importancia de las otras formaciones es diferente: por ejemplo un acuitardo puede suministrar, aunque sea muy lentamente, considerables volúmenes de agua a lo largo del tiempo a un acuífero infrayacente si la disposición de ambos lo permite, mientras que los acuicludos y acuífugos al obstaculizar o impedir el movimiento del agua a su través, son las formaciones que propician que las aguas se almacenen en el subsuelo y, con frecuencia, determinan la dirección en la que mueven.

Volver a Tipos de Acuiferos